Header Ad

Categories

Los beneficios del masaje

Aunque el tacto no es un hecho emocional en sí mismo, sus elementos sensoriales inducen esos cambios neurales, glandulares, musculares y mentales que llamamos sentimiento en conjunto.

Así que el tacto no se siente como un simple modo físico, como una sensación, sino afectivamente, como un sentimiento.

Es realmente curioso ver cómo un águila aprecia los masajes eróticos sería más obvio esperarlo de animales como los mamíferos, tal vez porque estamos acostumbrados a ellos.

Sin embargo, el tacto y el masaje son absolutamente vitales para cualquier ser vivo, especialmente después del nacimiento, ya que desempeñan funciones importantes para el cuerpo:

  • Estimulan la respiración,
  • Esencial para la supervivencia,
  • Estimulan el sistema digestivo,
  • Facilitando el proceso digestivo y excretor,
  • Estimulando el sistema cardiovascular y
  • Finalmente el sistema nervioso.

Las investigaciones realizadas en la década de 1970 sobre el comportamiento animal revelan que el lamido de las madres hacia los cachorros cumple precisamente esta función; en los seres humanos esta función se lleva a cabo mediante el contacto corporal de la madre con el niño: el calor del cuerpo, sostenerlo en sus brazos, acunarlo, acariciarlo, son todas acciones que ayudan y apoyan las funciones vitales.


La piel

La piel es el órgano que define el límite perceptivo de nuestro cuerpo, es el límite entre el interior -propiedad- y el exterior -exterior-, es decir, la capacidad de recoger señales, estímulos del entorno y de dar en el curso del desarrollo un significado comprensible; es lo que nos separa y nos une al mismo tiempo; es el órgano que nos protege y nos contiene y se beneficia de los masajes eróticos.

Walter Ong: «Y de nuevo, por el mero hecho de atestiguar el no-yo más que cualquier otro sentido, el tacto implica mi subjetividad más que cualquier otro sentido. cuando siento algo objetivo «ahí fuera», más allá de los límites de mi cuerpo, al mismo tiempo que tengo pruebas de mi individualidad personal. Siento al otro y a mí mismo al mismo tiempo».

Somos imperceptiblemente sensibles (en el sentido de que a menudo no le prestamos atención conscientemente) a la forma en que nos tocan; sin embargo, al sentir curiosidad y desarrollar una nueva atención a lo que sentimos, podemos sentir en el otro una rigidez, una tensión o su disponibilidad, gracias a los receptores en la piel y nosotros también sentimos una sensación de tensión, rigidez o aceptación.

Estas señales influyen en la forma en que construimos nuestra relación con los demás, la intimidad y la regulación de la cercanía.

Ortega Y Gasset» la forma decisiva de nuestra relación con las cosas es precisamente el tacto. Y si esto es cierto, el tacto y el contacto son necesariamente el factor concluyente para determinar la estructura de nuestro mundo».

La forma en que hemos sido tocados, acunados, acariciados, por lo tanto, ha contribuido a la forma en que nos relacionamos con el medio ambiente y la forma en que lo entendemos y comprendemos.

La piel es un órgano complejo: ¡sólo piense que las células embrionarias a partir de las cuales se desarrollan el cerebro, el sistema nervioso y la piel son las mismas! De hecho, se diferencian y se desarrollan a partir del ectodermo, una de las tres hojas epiteliales de la blástula, el embrión. Si la base celular es la misma, no me sorprende que la piel también posea un recuerdo: de alguna manera encarnamos nuestras relaciones y la forma en que hemos estado en relación e influenciamos nuestro pensamiento, nuestra actitud a partir de estas experiencias encarnadas.

Cada cicatriz es un rastro indeleble, un obstáculo para el olvido, un signo que hace del cuerpo un recuerdo.


El cuerpo

La experiencia psicoterapéutica o durante los masajes, sorprende cada vez encontrar una estrecha correlación entre lo que la persona dice de sí misma (como se define a sí misma, por ejemplo) y su actitud corporal.

Por ejemplo, puede suceder que durante el intercambio verbal que precede al tratamiento, la persona, al hablar de sí misma, se define como «controladora», lo que suele hacer por sí misma. Esto lo «reencuentra» en el cuerpo cuando, por ejemplo, tomando la nuca en sus manos y levantándola, la persona «lo hace por sí misma», anticipando el movimiento. La persona no es consciente de ello y puede ser una experiencia para llamar su atención y averiguar qué pasa si deja que el otro se ocupe de él, poniendo su cabeza en las manos del otro.

Las tensiones musculares no son más que el resultado de acciones reprimidas, emociones no expresadas debido a experiencias en las que aprendimos que era más beneficioso retener que «sacar».

El masaje es, por lo tanto, una de las formas en que a través de las caricias, el tacto y el apoyo de la respiración podemos tomar conciencia, descubrir dónde retenemos más nuestras energías y dejarlas fluir permitiendo la relajación y el alivio de las tensiones.


Masajes Asian Wellness

 

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies