ꕥ Categorías

Most Popular

Publica tu contenido con nosotros
Consejos para el mantenimiento del portátil: qué hacer y trucos

Consejos para el mantenimiento del portátil: qué hacer y trucos

Conservación del portátil

Cuando se trata de ordenadores portátiles, a menudo se tiene la impresión o la idea de que son eternos. De hecho, en comparación con los ordenadores de sobremesa, su valor no se va al garete y, tanto si son usados como si son viejos, todavía pueden revenderse.

Sin embargo, el valor de un portátil, así como su rendimiento a lo largo del tiempo, depende de cómo se conserve. Este supuesto se aplica a cualquier objeto tecnológico o digital: si se cuida y mantiene bien, puede durar muchos años y seguir proporcionando una excelente productividad.

Sin embargo, cuando se trata de ordenadores portátiles, mucha gente se asusta: nadie quiere correr el riesgo de romperlos o estropearlos en un intento de limpiarlos. Sin embargo, muchos no saben que no es tan difícil limpiar un portátil, sólo hay que conocer los procedimientos adecuados y será un juego de niños.

LQN, empresa especializada en mantenimiento informático, en esta guía, nos va a enumerar todas las prácticas más comunes para limpiar tu PC y hacer que dure.


Aligerar la carga: mantenimiento del portátil

Aligerar la carga: mantenimiento del portátil

Antes de pasar a la limpieza propiamente dicha, la limpieza concreta para eliminar la suciedad y el polvo, hay otro tipo de limpieza igual de importante en términos de mantenimiento: la limpieza del sistema operativo.

De hecho, para mantener un portátil en buen estado, es fundamental comprobar (si no diariamente, al menos semanalmente) ciertos parámetros.

En primer lugar, es una buena idea apagar el portátil por completo, o al menos reiniciarlo: al hacerlo, toda la memoria se vaciará y se liberará más espacio, que antes se utilizaba temporalmente. Esto permitirá que el ordenador tenga un rendimiento más estable y no sea lento en absoluto.

En segundo lugar, es un buen hábito escuchar a tu ordenador: si es necesario actualizar el sistema operativo, hazlo sin pensarlo dos veces. Las actualizaciones suelen servir para corregir fallos o errores en las aplicaciones (o software) de tu ordenador, por lo que siempre es bueno hacerlas.

Un escaneo diario de virus en tu portátil es una buena práctica (si tienes un MacBook, no será necesario). Aunque el antivirus está simultáneamente siempre activo, para un verdadero escaneo tienes que ejecutar el programa tú mismo: esto te permitirá detectar cualquier malware que, en el mejor de los casos, sólo son molestas ralentizaciones para tu PC.

Por último, además de no sobrecargar el disco duro y la memoria, ambos modificables y ampliables (el disco duro se puede convertir al tipo SSD, mientras que la RAM se puede aumentar sin problema), es conveniente comprobar que no se tienen archivos sin usar y quizás hasta pesados en algún lugar. Hay muchos programas y software dedicados a la limpieza de estos archivos: descarga uno y ejecútalo siempre que puedas, para «resetear» un poco tu portátil.


Limpieza: la pantalla

Limpieza: la pantalla

Lo primero que hay que decir cuando se tiene que limpiar el portátil es que cualquier operación sólo debe hacerse y llevarse a cabo después de apagar el ordenador: si se hace de otro modo, se corre el riesgo de romperlo.

Pasemos ahora a la limpieza «externa» del portátil y empecemos por un elemento muy delicado: la pantalla.

Como muchos sabrán, las pantallas de los portátiles son LCD y, por tanto, muy delicadas: no deben tocarse con fuerza, sino siempre con suavidad.

¿Cómo se limpian entonces? Para los que tengan una cámara réflex, es fácil, porque el procedimiento es el mismo.

En primer lugar, necesitas comprar un paño de microfibra, que es absorbente y puede arrastrar el polvo y la suciedad gracias al material del que está hecho. No lo mojes mucho, eso sí: bastarán unas pocas gotas para que se humedezca.

Utiliza siempre agua: está absolutamente prohibido mojar el paño con brebajes alcohólicos extraños o productos domésticos. El riesgo es arruinar los cristales líquidos o, peor aún, toda la pantalla.

Después de mojar el paño, pásalo suavemente por la superficie para eliminar la suciedad.


La capa externa

La capa externa

El segundo paso es limpiar el chasis del portátil, también conocido como «cuerpo». Si el tuyo es un buen portátil, estará hecho de buenos materiales, como aluminio y varios tipos de acero (a veces incluso plástico).

Para limpiar estas partes, puede utilizar el paño de microfibra, utilizado anteriormente para limpiar la pantalla, y limpiar suavemente el teclado, el trackpad y el resto del cuerpo.

Si la carcasa está mojada o húmeda nada más terminar el trabajo, coge unas toallas de papel y límpialo todo con mucho cuidado y dedicación.


El interior: los «engranajes» del portátil

El interior: los "engranajes" del portátil

Esta es sin duda la fase más difícil y la que asusta a todo el mundo: la limpieza de las partes internas y los componentes técnicos.

En la mayoría de los casos, la mayor parte del polvo acaba en los ventiladores: su objetivo es, de hecho, refrigerar el ordenador, pero con su movimiento obviamente atraen el polvo, aspirándolo de la zona donde descansa el portátil.

La limpieza de los ventiladores es, por tanto, una parte fundamental y decisiva del mantenimiento del portátil: una vez limpiados y restaurados, los ventiladores volverán a respirar y harán que su PC sea productivo.

Así que, vayamos al grano. ¿Qué hay que hacer para limpiar los ventiladores? Evidentemente, lo primero es abrir el PC. No tengas miedo: seguro que es un trabajo que implica cautela y ninguna prisa, pero no debes dudar.

No hay reglas generales que indiquen cómo abrir un portátil, ya que cada ordenador tiene sus propios puntos e instrucciones de apertura: por tanto, tendrás que ceñirte a lo que te digan los fabricantes de tu PC y seguir cuidadosamente los procedimientos que recomiendan (lo encontrarás todo en el manual de instrucciones).

Bien, ahora que has desmontado la carcasa de tu portátil, puedes pasar a limpiar los ventiladores (y cualquier otro componente, si lo deseas). Lo primero es localizarlos: esto no es difícil, ya que los ventiladores son exactamente cómo te los imaginas.

Después de verlos, puedes admirar la enorme cantidad de polvo que los obstruye (no es tu culpa, es completamente normal dado el trabajo que realizan). Llegados a este punto, debes coger algo que pueda entrar en ellos sin dañarlos: algunos utilizan cepillos muy específicos, pero si no quieres oír hablar de ello, un simple bastoncillo de algodón te servirá.

Una vez eliminado el polvo, vuelve a colocar la carcasa y enciende el PC. El portátil está listo para su uso.

4.9/5 - (15 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    uno + 1 =

    Publica tu contenido con nosotros

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies