ꕥ Categorías

Most Popular

Publica tu contenido con nosotros
¿Cómo dar un masaje relajante?

¿Cómo dar un masaje relajante?

¿Qué es un masaje relajante?

Un masaje tiene una y sólo una finalidad: relajarse. En ningún caso este masaje resolverá un problema de salud. Para ello, debes ponerte en contacto con tu médico. Te remitirá a un profesional, como un fisioterapeuta. Aquí sólo se habla de mimos, de relajación, de bienestar, de dejarse llevar…

Tenemos un gran sistema: la piel. Es una auténtica barrera entre nuestro entorno y nosotros mismos, está formada por un número infinito de terminaciones nerviosas ultrasensibles.

El masaje hará vibrar nuestra piel, pondrá en marcha los receptores que se esconden en ella y difundirá esta sensación de placer y suavidad ¡Así que vamos a por un momento de pura relajación!

Preparación para un masaje relajante

Para relajarte, se necesita un lugar que propicie la relajación. Elige una habitación en la que estés tranquilo, un poco aislado del ruido de la casa. Entonces, crea una atmósfera de paz. Puedes atenuar las luces, colocar velas, poner música, quemar incienso, etc. Todo depende de lo que ayude a la persona que recibe el masaje a relajarse. Lleva almohadas de diferentes tamaños, pueden ser útiles para colocar bien al usuario. Coloca todo lo que necesitas en la habitación y al alcance de la mano para evitar las constantes idas y venidas.

Masaje relajante: ¿Qué utilizar?

Hay dos accesorios que son imprescindibles para que el masaje tenga éxito:

Toallas

Necesitarás toallas y si están calientes es aún mejor. Para ello, puedes meterlos en la secadora durante unos minutos. O bien, los expones durante unos minutos en el secador de cabello. Estas toallas se utilizarán durante y después del masaje. Al colocarlos en la parte del cuerpo que se acaba de masajear, se retiene el calor y se prolonga la sensación de relajación.

Masaje relajante: ¿qué utilizar?

Aceite de masaje

Este es el otro accesorio esencial para el éxito del masaje. Si no quieres invertir en un aceite de masaje, una leche hidratante o una crema corporal te servirán.

El aceite o la leche permiten masajear mejor. De hecho, las manos cubiertas de aceite se deslizan mejor sobre la piel. Esto hace que los movimientos sean más fáciles y fluidos, y como ventaja se obtiene un «tratamiento 2 en 1» porque la piel se nutre.

¿Cuál es la posición correcta para un masaje relajante?

¿Sentado o tumbado? Esa es la cuestión. Espontáneamente, queremos responder tumbados. Pues bien, piénsalo de nuevo.

Según algunos expertos en masaje, para los principiantes, la posición sentada es la más adecuada. La persona que recibe el masaje se sienta en una silla sin respaldo o con un respaldo bajo. Se inclinan hacia delante y las almohadas o cojines les ayudan a encontrar la posición adecuada para estar cómodos.

Sin embargo, la posición reclinada parece la más natural y fácil de adoptar en casa.

Por otro lado, hacer el masaje en la cama no es necesariamente lo mejor. La ropa de cama suele ser demasiado blanda y no siempre es ideal. Es mejor preparar una bonita zona de masaje directamente en el suelo. Coloca un edredón o una manta, unos cojines bajo la cabeza o los pies, para colocar bien el cuerpo del receptor… y ya puedes empezar el masaje.

Cómo dar un masaje relajante: consejos esenciales

Hombros, cuello, lumbares, costados, lumbares… hay muchas zonas para masajear. Siguiendo nuestros consejos, pondrás todas las posibilidades de tu lado para que este masaje relajante sea inolvidable:

  • Siempre en contacto con la piel: Una mano debe permanecer en el cuerpo del receptor en todo momento. Aunque tengas que cambiar la posición de una toalla o coger más aceite, recuerda dejar siempre una mano en el cuerpo.
  • Utiliza toda la mano, no sólo la punta de los dedos: Para evitar las cosquillas, masajea con suavidad y delicadeza, pero con firmeza. Las manos mandan, mandan.
  • Respetar el sentido de la circulación de la sangre: los movimientos de masaje deben comenzar siempre desde la parte inferior del cuerpo y trabajar hacia arriba. Cuando se masajea la espalda, se empieza por la parte baja de la espalda y se termina por el cuello. De este modo, respetará la dirección del flujo sanguíneo, que se dirige al corazón.
  • Tómate tu tiempo: es esencial no tener prisa, estar en el momento, pensar sólo en lo que estás haciendo. Tómate el tiempo necesario para hacer bien los masajes, zona por zona.

Las diferentes técnicas de masaje relajante

  • Comienza siempre con círculos lentos y amplios por toda la espalda para calentar la zona.
  • Comienza el masaje en la región lumbar, o incluso un poco más abajo, en el coxis.
  • Varía las técnicas de masaje para alternar las sensaciones y los beneficios.
  • Termina con suavidad, simplemente dejando que tus dedos recorran el cuerpo.

Masaje: un momento de recuperación

Una vez finalizado el masaje, cubra bien a la persona masajeada para evitar que se enfríe. Deja que disfruten de las últimas sensaciones de este masaje relajante. No hables inmediatamente, ni siquiera salgas de la habitación, para que esté solo en su burbuja de bienestar. Se ha dormido, ¡qué bien que el masaje haya sido efectivo! No lo despiertes, deja que vuelva en sí tranquilo y sereno.

5/5 - (21 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    5 × dos =

    Publica tu contenido con nosotros

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies