ꕥ Categorías

Most Popular

Publica tu contenido con nosotros
Masaje de osteopatía fisioterapéutica

¿Qué es el masaje de osteopatía fisioterapéutica?

¿A qué se refiere el término: masaje de osteopatía fisioterapéutica?

El término masaje se entiende generalmente como un tratamiento manual que se refiere principalmente al componente muscular, que sirve para aflojar las contracturas, drenar, estimular la circulación, etc.

En el tratamiento osteopático, en cambio, el masaje se utiliza generalmente como parte preparatoria de tratamientos más específicos, articuladores (movilización de una articulación), reposición vertebral, de dos cabezas de hueso juntas para problemas posturales y postraumáticos.

El término masaje se refiere más apropiadamente en el tratamiento osteopático a las manipulaciones viscerales que, de hecho, junto con los tratamientos fasciales y cráneo-sacrales, son peculiares de la osteopatía.

Las paredes internas del abdomen y nuestros órganos están envueltas en «hojas», finas películas lubricadas que, deslizándose una sobre otra, permiten que nuestras vísceras se muevan.

Estas dos pequeñas hojas, en algunos puntos, se unen firmemente para formar verdaderos ligamentos que sirven para conectar los órganos entre sí, o para suspenderlos de las paredes de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, tienen una función suspensiva, pero también contienen vasos y nervios destinados a los diversos órganos. De ello se desprende que la pérdida de movilidad, la alteración del deslizamiento de los dos foliolos o el movimiento recíproco de los órganos uno con respecto al otro, perturbará tanto la vascularización como la inervación de ese sitio determinado.

Otro factor muy importante es el diafragma torácico, la cúpula que separa la cavidad abdominal de la torácica y que, a través de la respiración, con su movimiento alternado de subida y bajada, también realiza un masaje continuo a nuestras vísceras.


¿Qué es una disfunción osteopática?

disfunción osteopática

 

Cuando estamos en una situación óptima y todo funciona de manera óptima, no sentimos ninguna perturbación, nos sentimos ligeros y en forma, pero, a menudo, este sofisticado mecanismo no funciona como debería, y se producen pequeñas alteraciones transitorias, que a veces, con el tiempo, pueden tender a convertirse en crónicas y crear verdaderas perturbaciones que nos obligan a actuar: tenemos entonces una «disfunción osteopática» que es, por definición:

 «La disminución o pérdida de flujo entre los órganos que conduce a déficits o a la inmovilización de la circulación sanguínea y perturbación de la inervación»

El órgano altera entonces su función, lo hace más lento y tal vez aparezca una dificultad digestiva, hinchazón abdominal, una disminución de la función hepática, dolores de cabeza y una sensación de agotamiento.


¿Cuáles son las causas de una disfunción osteopática?

Pueden ser causadas por simples alteraciones de la postura las posiciones erróneas y repetidas que asumimos todos los días en casa o en el trabajo, tal vez durante muchas horas sentados en un escritorio, frente a un ordenador o girando a un lado para contestar el teléfono, sin levantarnos nunca o estirar nuestros músculos doloridos, tal vez obligando a nuestros pies a usar zapatos inadecuados, incómodos, con tacones muy altos, sólo porque están de moda, también usando ropa que nos aprieta el cinturón y nos impide respirar correctamente.

Estas posturas modifican las posiciones de los órganos y, al sentarnos o inclinarnos sobre nosotros mismos, impedimos sus movimientos recíprocos y, por lo tanto, el funcionamiento óptimo y la correcta elevación y descenso del diafragma.

Los que trabajan de pie, si no respiran correctamente, pueden, debido al peso de los órganos, ir hacia la ptosis, es decir, el descenso de las vísceras hacia abajo, lo que da lugar a un abdomen prominente que no sólo causa un daño estético, sino un verdadero daño funcional.


¿Cuáles son las consecuencias de una disfunción osteopática?

Por supuesto, como los órganos están conectados a nuestro esqueleto por ligamentos, la consecuencia obvia será un mayor empeoramiento de la postura, con contracción de los músculos sometidos a un supertrabajo, en un intento de mantenernos en equilibrio y, si al principio sólo sentimos una tensión molesta, a la larga, empezaremos a sentir un verdadero dolor de espalda.

Esta situación puede llegar a ser crónica, y nos acompañará como un fondo doloroso a lo largo de nuestros días. Las señales que nos envía nuestro cuerpo son muy importantes y no deben ser subestimadas para no sufrir daños más graves con el desgaste y el aplastamiento de los discos.


Consejos para evitar disfunción osteopática

Es muy importante tener hábitos de vida correctos, no sentarse demasiado tiempo en la misma posición, tratar de levantarse y estirarse de vez en cuando, usar zapatos cómodos que respeten la fisiología del pie, con los talones a la altura adecuada y no demasiado estrechos.

Para los que hacen un trabajo parados sobre ambos pies, usar un pequeño escalón donde poder descansar un pie, descargando así el peso del cuerpo alternativamente.

También es muy útil para hacer ejercicio, gimnasia de cuerpo libre y estiramientos, o por lo menos hacer algo de caminata todos los días.

Cada uno de nosotros conoce estas simples reglas dictadas por el sentido común, pero la vida caótica y ocupada muy a menudo nos impide ponerlas en práctica.


¿En qué consiste el tratamiento osteopático?

Una ayuda válida, por lo tanto, proviene del tratamiento osteopático, que es exclusivamente manual y en el pleno respeto de nuestro cuerpo, es delicado y no invasivo, apto para todos, desde los niños hasta los ancianos.

El osteópata, de hecho, después de una cuidadosa evaluación postural y energética de los problemas de la persona, tanto a nivel esquelético como de la musculatura visceral, decidirá el tratamiento más adecuado que luego se personalizará, identificando el lugar de partida que causó las molestias comunicadas por el sujeto.

El problema se aborda desde muchos lados, teniendo en cuenta que el dolor que se reporta muy a menudo no se genera en ese lugar, sino en un punto tal vez incluso muy lejano.

Se podrá proceder a técnicas de relajación muscular, tratamientos articulatorios, reposicionamiento, con delicadas maniobras de masaje en las vísceras, para restablecer las relaciones correctas entre los órganos y su movimiento recíproco, con el fin de llevar la vascularización y la perturbación de la inervación a niveles óptimos.

En general, todo es agradable y relajante, y un molesto dolor de espalda puede desaparecer sólo después de tratar el órgano afectado que, aparentemente, no dio ninguna señal, mientras que una persona cansada y fatigada puede sentirse mejor inmediatamente después de una delicada maniobra en el hígado.

«La osteopatía es cada vez más actual precisamente porque puede actuar desde diferentes puntos para tratar el mismo problema, por lo que no hay dolor de espalda o de estómago en general, sino el particular de la persona que tenemos delante, que es único y muestra una incomodidad que involucra a todo su cuerpo a nivel psicofísico y energético»

 

4.7/5 - (16 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    14 + dos =

    Publica tu contenido con nosotros

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies