ꕥ Categorías

Most Popular

Publica tu contenido con nosotros
Estilo de vida y hábitat no natural

¿Qué poder tiene la relajación sobre los ritmos cerebrales?

El poder del estilo de vida y los ritmos cerebrales en la relajación

Estilo de vida y hábitat no natural

El estilo de vida y el medio ambiente están sufriendo y sufrirán cambios radicales. Como resultado de ello, todo esto conduce a necesidades actuales y específicas de cuidado y bienestar, y en ocasiones aplicar terapias energéticas.

La comida, el hábitat, el tipo de trabajo y de vida, el estrés, provocan profundos cambios físicos y mentales en nosotros.

“El movimiento y la nutrición representan los cimientos sobre los que se construye todo nuestro ser”

Más de ¼ de las estructuras del sistema nervioso central participan directamente y más de la mitad indirectamente en la planificación y ejecución de los movimientos.

El hombre, por lo tanto, con sus 650 músculos y 206 huesos, es un «animal motor». A partir de la fase embrionaria, las funciones motoras están en el origen de las actividades cognitivas, incluyendo el propio lenguaje.

“Perder el control sobre el propio cuerpo significa, en consecuencia, perder el control sobre los propios pensamientos y emociones (Oliverio, 2001)”

El hombre animal motor, habiendo evolucionado y seleccionado como un gran caminante y discreto escalador, se encuentra hoy en día viviendo, por lo general, en superficies artificiales (suelo plano, sillas, escritorios) completamente desfavorables para su biomecánica y fisiología.

Este entorno artificial es en realidad una fuente más de contaminación ambiental (además de la atmosférica, sonora, visual, etc.) y conduce inexorablemente a problemas psicofísicos que incluyen, desde los primeros pasos, alteraciones posturales y, con el tiempo, pérdida de habilidades motoras y propioceptivas.

Además, nuestro instinto siempre reacciona ante las situaciones de estrés preparándonos «para escapar o luchar» mediante los ajustes fisiológicos correspondientes:

  • Aumento del metabolismo (ritmo cardíaco, presión sanguínea, sudoración, respiración).
  • Aumento de la concentración de azúcar y grasa en la sangre
  • Contracción de los músculos esqueléticos.
  • Flujo sanguíneo desde las zonas periféricas y los órganos secundarios hacia el corazón, los pulmones, los músculos esqueléticos.
  • Reducción de las secreciones y la motilidad gastrointestinales.
  • Disminución de la actividad del sistema inmunológico, etc.

Estilo de vida y habitat no natural

 

El estrés conduce a la tensión muscular (defensas musculares), tanto aguda como crónica, y esto puede bloquear el estado de bienestar.

Inicialmente sólo se afectan los músculos, luego la contracción se vuelve crónica, es decir, constantemente activa a un nivel inconsciente (el músculo permanece contraído porque ya no tiene energía para expandirse) y el tejido conectivo relativo se reestructura, lo que lleva a la retracción miofascial.

Por último, las articulaciones afectadas, que están constantemente comprimidas por la tensión muscular crónica, se ven afectadas por artrosis temprana, con alteraciones posturales, etc.

Además, un grupo de músculos en tensión ejerce una influencia sobre otros músculos tanto por un hecho muscular como nervioso, las neuronas excitadas excitan a las cercanas; hay por lo tanto un gran desperdicio de energía, que permanece incluso durante el sueño, capaz de llevar a un estado de debilidad y malestar psico-físico crónico.

El sistema muscular constituye un sistema de alta prioridad: cuando se activa, los demás sistemas, como los responsables de la percepción de las sensaciones, la atención, las actividades cognitivas, etc., se encuentran en un estado de bloqueo relativo, ya que este estado está vinculado a la ejecución de acciones importantes para la supervivencia, como la fuga, el ataque, la búsqueda de alimento, la pareja sexual, el nido.

Cualquier actividad física convulsiva y rápida bloquea los sentidos. Si engullimos rápidamente la comida no apreciaremos su sabor, si estamos acostumbrados a apretar los puños o la mandíbula nuestro cuerpo apenas estará realmente relajado, nuestra mente apenas percibirá las sensaciones con la misma intensidad que los verdaderos estados de relajación, sufriendo así un estado de dispersión corporal.

Activar los músculos como si se produjera un movimiento, por lo tanto, significa involucrar a otros músculos, reduciendo el flujo de sensaciones e ideas.

Por lo tanto:

“Si el estrés se prolonga durante mucho tiempo (estrés crónico) puede causar incluso graves molestias psicofísicas (incluida la alteración del código genético)”

 


Los ritmos cerebrales y el poder de la relajación

Hay una intensa actividad eléctrica en el cerebro. Fue el Dr. Hans Berger quien primero, en 1929, describió los cuatro tipos de ritmos u ondas, llamados electroencefalográficos, caracterizados por diferentes frecuencias (o ciclos por segundo):

  • Ritmo beta
    (Frecuencia superior a 14 hertzios). Es el estado de vigilia activa, caracterizado por la tensión mental y muscular, que prevalece cuando estamos ocupados, vigilantes, con nuestra atención casi totalmente volcada hacia el exterior o hacia una intensa remurgencia (diálogo interno).
    Es el ritmo del máximo gasto de energías nerviosas y físicas, en el que domina el sistema nervioso ortosimpático. También coincide con la fase paradójica del sueño, es decir, cuando uno sueña (fase REM).
    Es el ritmo del estrés agudo y es directamente proporcional a él. Las hormonas del estrés llevan al cerebro a una actividad máxima y, a largo plazo, a un desgaste máximo por exceso de trabajo.
    Las personas hiperactivas pasan la mayor parte del tiempo a este ritmo.

  • Ritmo alfa
    (Frecuencia aprox. 8-13 hertzios). Es el ritmo del desapego de la realidad externa. Coincide con la relajación y la disminución de la actividad cerebral.
    En personas sanas, no bajo estrés, este estado se genera automáticamente con sólo cerrar los ojos. M. H. Erickson definiría este estado como «el estado de trance diario normal» experimentado por todos.

  • Ritmo Theta
    (Frecuencia aprox. 4-7 hertzios). Coincide con el estado de sueño despierto. Es la fase en la que se fomenta el pensamiento asociativo y creativo.
    Es el ritmo de destellos de genio, de iluminaciones repentinas. En esta fase uno está abierto a la escucha interior, a la introspección.
    Pero también es el ritmo de la regeneración psicofísica. Corresponde al estado de trance que se alcanza normalmente durante una sesión de hipnosis.

  • Ritmo delta
    (Frecuencia inferior a unos 3 hertzios). Coincide con un sueño profundo sin sueños y una intensa relajación muscular.
    En esta fase hay una producción máxima de la hormona de crecimiento GH (que durante toda la vida es indispensable para la renovación celular, así como, en la primera fase, para el crecimiento) y una actividad máxima del sistema inmunológico.

El poder de la relajación

 

Estos son los momentos de todos nuestros procesos regenerativos y de la producción de «endofármacos»: las poderosas drogas producidas por nuestro organismo altamente específico.

Conocido por todos es ahora el gran poder del efecto «placebo». Estimula la autoproducción de drogas en el cuerpo gracias a la sensación de tranquilidad, al efecto calmante, resultante de la firme creencia de que hemos tomado algo que pronto nos hará sentir bien.

Por el contrario, la tensión mental (por ejemplo, el miedo), así como la ingesta prolongada de medicamentos (a través de un mecanismo de retroalimentación) inhiben la acción de nuestro «médico interno”.

El ritmo delta está bajo el dominio máximo del sistema nervioso parasimpático y prevalece en el sueño de los buenos dormitorios. Cuando se altera, la persona duerme mal, se regenera poco y, por lo tanto, tiende a estar cansada, a enfermar fácilmente y a tener trastornos psicosomáticos.

De ahí la importancia de las técnicas y actividades que promueven la relajación.


Aviso importante

Por favor, ten en cuenta:

Los beneficios mencionados que se atribuyen al masaje holístico o meditaciones guiadas no están confirmados ni respaldados por estudios científicos apropiados. Sin embargo, es cierto que hay varias personas que, al someterse a este tipo de tratamiento, afirman beneficiarse tanto física como mentalmente.

Aunque todo esto no está respaldado por estudios científicos, ya que se trata de un masaje realizado en un ambiente tranquilo y cálido con técnicas de manipulación precisas y no improvisadas, es probable que pueda promover la relajación y, al mismo tiempo, aliviar cualquier tensión muscular, aliviar dolores menores en músculos y articulaciones y producir una mejora en la circulación sanguínea y linfática.

La información suministrada es sólo a título ilustrativo. En caso de duda, por favor consulta a tu médico.

4.4/5 - (14 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    4 × 5 =

    Publica tu contenido con nosotros

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies