ꕥ Categorías

Most Popular

Publica tu contenido con nosotros

Zonas de masaje, posición y tipo de masaje

Masaje de Cara y cabeza

Masaje de Cara y cabeza

 

La cara y la cabeza son nuestra tarjeta de visita y a menudo se convierten en la parte del cuerpo que mejor resalta el estrés y la fatiga. Los ojos y la boca en caso de ansiedad y dolor tienden a absorber sus defectos, contrayéndose y promoviendo el envejecimiento prematuro de la cara.

El masaje puede restaurar la sensación de ligereza y serenidad, dando a la cara una tez sana y brillante. En el cuero cabelludo el movimiento lento y profundo se relaja completamente, eliminando la mayoría de las veces los dolores de cabeza y las ansiedades.

Posición: se recomienda tanto en posición supina como sentada.

Masaje: Comenzando con un ligero toque en la base del cuello en dirección a la barbilla, y continuando a lo largo de toda la cara. En la frente, en particular, se puede ejercer una ligera presión con los dedos, moviéndolos desde el centro hacia las sienes.  Para masajear el cuero cabelludo puedes estirar la mano sobre la cabeza deslizando los dedos en el pelo, y con la punta de estos puedes describir pequeños círculos en el cráneo. La conclusión puede confiarse a ambas palmas de las manos para «acariciar» en profundidad zonas más amplias del cuero cabelludo.


Masaje de Cuello y hombros

Masaje de Cuello y hombros

 

Una mala postura al conducir o, más comúnmente, al sentarse en un escritorio frente a una computadora o al estudiar, provoca rigidez y tensión en los músculos de los hombros y el cuello. Un estilo de vida sedentario y un pobre ejercicio completan el trabajo. Los hombros, sobre todo, se encuentran entre las partes del cuerpo menos cuidadas, donde también influyen aspectos psicológicos como la ansiedad y la frustración. El masaje es por lo tanto esencial para liberar estas tensiones y transmitir serenidad.

Posición: tanto la posición recostada sobre la espalda con una almohada o una pequeña toalla enrollada debajo de la cabeza, como la posición prona con la frente apoyada en las manos y una almohada bajo el abdomen pueden estar bien. Así como no se recomienda sentarse. La posición debe ser elegida de acuerdo al tipo de masaje que decida aplicar.

Masaje: para liberar los músculos contraídos, amase los músculos de la parte superior de los hombros, usando ambas manos en un lado, y luego apriételos y déjelos en forma alternada.  Puede continuar colocando las manos con los dedos en la espalda (los pulgares en la parte delantera del hombro, mirando hacia los pies) y masajeando hacia afuera sobre la articulación del brazo.

El movimiento continúa, después de invertir las manos (los dedos estarán en la parte delantera del hombro) hasta que se deslizan sobre el cuello donde se puede usar el tacto.


Masaje de Brazo y manos

Masaje de Brazo y manos

 

Están entre las partes más activas y usadas de nuestro cuerpo. Especialmente las manos se usan para cualquier acción, por lo que es fácil para ellos estar tiesos y cansados. Las manos son siempre las más afectadas por la mala circulación: el efecto inmediato es que se enfrían. El secreto de un buen masaje de mano es hacer movimientos más pequeños sin descuidar los detalles.

El masaje de los miembros superiores permite relajar tanto los hombros como los brazos y, a menudo, superar los dolores de cabeza, espalda y cuello. En estos casos, y para el dolor relacionado con las actividades deportivas, es mejor consultar a un fisioterapeuta o a un osteópata.

Posición: en lo que respecta al masaje de mano, como no hay necesidad de desnudarse, se puede hacer en cualquier lugar; es mejor, en todo caso, respetar siempre las pocas y elementales reglas necesarias para la preparación. Para los brazos, en cambio, la posición recomendada es la supina, posiblemente manteniendo la cabeza y las rodillas levantadas, apoyándolas en una almohada o una toalla enrollada.

Masaje: para los brazos se puede empezar frotando desde el exterior hasta la zona del hombro y luego continuar hacia abajo a lo largo de la zona interior del brazo hacia la muñeca. Luego proceda, con una presión moderada, a frotar el brazo en la dirección de la muñeca al hombro. Como es más fácil que la zona del antebrazo esté bajo tensión, puede utilizar la técnica de amasado, trabajando desde la muñeca hasta el codo y luego deslizándose de nuevo para empezar de nuevo.

El codo también se beneficia del masaje mediante una ligera presión en los movimientos circulares; sin embargo, es aconsejable utilizar mucho aceite porque esta zona tiende a ser bastante seca. Las manos también pueden ser masajeadas gracias a los toques con movimientos circulares y el estiramiento alternado de un lado de la mano.

No olvides masajear cada uno de los dedos, pasando primero suavemente de la punta al nudillo y luego con una presión circular alrededor de cada articulación, haciendo que el dedo gire en todas las direcciones.


Masaje de Abdomen

Masaje de Abdomen

 

Gracias al masaje de abdomen y pecho, se obtienen beneficios para los órganos involucrados en la digestión y la respiración. En el primer caso, el masaje abdominal ayuda a aumentar el flujo sanguíneo y a eliminar las toxinas, mientras que, en el segundo caso, el masaje es útil tanto para mantener la salud del sistema respiratorio como para aumentar la resistencia. Entre las ventajas, además de calmar los nervios y estimular el sistema digestivo, está la de disolver los depósitos de grasa de la pared abdominal.

Posición: se recomienda el supino con una pequeña almohada o una toalla enrollada bajo la cabeza.

Masaje: los primeros movimientos en el abdomen y el pecho deben ser particularmente suaves. El masaje es lento, las manos deben colocarse cerca de la parte inferior del abdomen y los dedos apuntando hacia el cuello: masajear las costillas manteniendo una presión constante, luego mover las manos hacia los lados y descender de nuevo.

La técnica de amasado aplicada de una cadera a la otra también es excelente para el abdomen. Puede concluir con un toque, que tiene un efecto calmante, masajeando con las manos a los lados de la cintura en la zona alrededor del ombligo. Presta atención a los movimientos porque esta parte del cuerpo es muy sensible y los músculos se contraen más fácilmente.

También es aconsejable no proceder con el masaje inmediatamente después de la comida. Tocar y amasar son también excelentes para el masaje del pecho con especial atención si la persona a la que se le da el masaje es una mujer: en este caso es necesario aplicar menos presión y proceder desde el centro hacia los hombros, evitando los senos.


Masaje de Espalda

Masaje de Espalda

 

Es bastante común sufrir de dolor de espalda, aunque a menudo la causa es desconocida. Después de todo, la región dorsal es la que más tiende a sufrir fatiga y dolor.  La espalda es la parte más musculosa de nuestro tronco y tiene la función de cargar el peso; el dolor de espalda se extiende tanto entre los hombros como en la parte inferior y, generalmente, el engrosamiento de la columna vertebral se atribuye a posiciones incorrectas, al peso excesivo, al estrés.

Por lo tanto, es normal que muchas personas, al final de un día agotador, experimenten rigidez en la base del cuello y dificultad en los movimientos de la espalda. El trapecio, el músculo de la base del cráneo, se ve afectado inmediatamente por este estado de tensión. Pero si por un lado la región dorsal es la más afectada por la fatiga, por otro lado, es siempre en la espalda donde se sienten más los efectos relajantes de un buen masaje.

Posición: se recomienda la posición prona, con la cabeza girada hacia un lado y los brazos reunidos alrededor de la cabeza o abandonados a lo largo de las caderas. Es útil poner una toalla enrollada o una pequeña almohada bajo el abdomen, lo mismo que bajo los tobillos.

Masaje: puedes empezar con la técnica de tocar los músculos de los lados de la columna vertebral, moviendo las manos hacia adelante mientras mantienes los dedos en dirección a la columna. Una vez que haya terminado el movimiento se debe repetir, esta vez comenzando desde la base de la columna vertebral y con los dedos apuntando hacia afuera.

El tacto estimula la circulación, calienta la zona tratada y permite que el aceite se extienda más. Luego continuar el tratamiento aplicando una fricción circular en el sacro y luego amasando. El amasado propaga ondas relajantes a todo el cuerpo; se lleva a cabo colocándose a lo largo del cuerpo para ser masajeado, empezando por la cadera y subiendo hasta la base del cuello.

El movimiento consiste en apretar una pequeña parte de la carne y empujarla hacia la otra mano, alternativamente. El masaje puede concluirse con la técnica de percusión tanto a lo largo de los hombros como en la zona lumbar. Sin embargo, los movimientos deben ser ligeros y realizados con la punta de los dedos.


Masaje de Piernas

Masaje de piernas

 

Posición: la posición recomendada es la misma que para el masaje de espalda, pero también puede acostarse de espaldas.

Masaje: largos golpes que llegan a la altura de la espalda, y presiones más ligeras, en la fase de retorno, ayudan a esparcir el aceite por toda la pierna. El masaje puede comenzar con una suave presión que sigue a la pantorrilla con las manos, los dedos apuntando en la dirección opuesta. Las manos deben deslizarse sobre la pierna, sin ejercer presión en la parte posterior de la rodilla.

La técnica de amasado también es excelente para la pantorrilla. Sin embargo, es aconsejable no masajear esta parte del cuerpo si el paciente sufre de problemas cardíacos o trastornos menores como las várices.  Para masajear la parte posterior del muslo se pueden colocar las palmas de las manos sobre él empujándolas en la dirección opuesta (derecha hacia adentro, izquierda hacia afuera) y ejerciendo una presión energética hasta que los músculos se retuerzan. Los movimientos también deben repetirse para el regreso, para que las manos estén en la posición inicial.

La parte delantera del muslo se puede masajear con la técnica del tacto y el amasado, ya que los muslos también pueden soportar movimientos firmes. Por lo tanto, es posible trabajar con fuerza en el exterior, donde los músculos son amplios y más suaves en el interior.


Masaje de Pies

Masaje de pies

 

A menudo los pies duelen por el cansancio, la fatiga o los problemas de circulación: de hecho, no es raro sentir las extremidades frías. En este sentido, nada, quizás, es más relajante que un buen masaje, gracias al cual todo el cuerpo parece renacer. Después de todo, la planta del pie contiene miles de terminaciones nerviosas que, cuando se estimulan adecuadamente, ayudan a vigorizar el cuerpo.

Posición: la posición supina es aconsejable, el talón del pie debe permanecer en contacto con la almohada. Es mejor usar una cantidad modesta de aceite para evitar que los dedos, al resbalar demasiado, causen cosquillas.

Masaje: un ligero masaje para calentar el pie es un excelente comienzo. Por lo tanto, puedes cambiar a la presión en la suela, – presionando con el pulgar tanto en el antepié como en una línea en el medio – y tocándola. Otro masaje agradable consiste en colocar las manos alrededor del tobillo y el talón, apretando los dedos en el cuello y los pulgares bajo la suela: las manos deben deslizarse hacia los dedos del pie, donde la presión se interrumpe, y luego se reanudan desde el tobillo.

4.8/5 - (34 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    1 × cuatro =

    Publica tu contenido con nosotros

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies